Fallece Rius, el "monero" mexicano más importante de todos los tiempos - anonopshispano


Fallece Rius, el “monero” mexicano más importante de todos los tiempos


Prácticamente no existe un tema de interés general que no haya sido tocado por él en sus libros o historietas



Eduardo del Río "Rius". Descanse en paz.

Eduardo del Río “Rius”. Descanse en paz.

 

México, 8 de agosto 2017 (anonopshispano.com).- Eduardo del Río, “Rius”, probablemente el más importante “monero” mexicano de todos los tiempos, falleció esta madrugada, a los 83 años de edad, en su residencia de Tepoztlán, Morelos, según trascendió esta mañana.

Rius, cuya vasta, vasta obra incluye cientos de legendarias historietas como “Los Supermachos”, “Los Agachados”, más de 100 libros (casi todos un éxito de ventas), ilustraciones, grabados, películas y hasta billetes de lotería, es considerado como el impulsor del auge de la caricatura mexicana en la última mitad del siglo XX. Aunque se asocia su obra con la crítica y sátira política, la realidad es que se cuentan por montones los temas acerca de los que Rius trató en sus libros e historietas, muchos de ellos el único acceso a la cultura para buena parte de la población de clases populares.

 

Rius, nacido el 20 de junio de 1934 en Zamora, Michoacán, de ascendencia judía y emparentado lejanamente con Lázaro Cárdenas, fue un verdadero hombre que se hizo a sí mismo, pues nació en cuna humilde. Muy joven perdió a su padre, y su madre se lo llevó a vivir a la Ciudad de México, en busca de mejores oportunidades. Ahí, creció entre vecindades y aspiraciones de ser sacerdote, hasta que entró a trabajar a la funeraria Gayosso y descubrió su pasión por la caricatura, según él, después de ver cartones de Saul Steinberg, el padre de la caricatura moderna, quien le heredó el trazo sencillo, la línea rápida y la ausencia de manierismos innecesarios, como estaba en boga en ese tiempo.

FOTO: El Universal

FOTO: El Universal

 

Así, pues, Rius dejó su trabajo y se dedicó a publicar cartones para diversas revistas que le abrieron el espacio, como “Ja-Já”. Ahí conoció a destacados caricaturistas, con quienes pulió su trabajo, y se fue haciendo de un nombre, a tal punto que, para principios de los 60’s ya colaboraba en diarios nacionales y ya había sido enviado a entrevistar a personalidades como Fidel Castro y Ernesto “Ché” Guevara. Su trabajo fue elogiado por su simpleza, su buen humor y sus muestras de vasta cultura, lo que le valió importantes premios de periodismo.

 

Rius combinaba el dibujo con recortes de diarios, letras impresas, párrafos de computadora, collages, obras de arte, fotografías, lo que le daba un estilo único y fácilmente reconocible. Hasta la década de los 90, sus libros eran escritos a mano. Ya para los 90, comenzó a usar la computadora. “Doña Tecla”, le llamaba, como un personaje de “Los Agachados”.

RELACIONADO:  Responde Videgaray a Maduro en Twitter, pero no saben si se refiere a Venezuela o México

 

En 1965 se comenzó a publicar “Los Supermachos”, una historieta de corte costumbrista que combinaba la crítica social con el humor y la cultura. “Los Supermachos” logró tiradas de hasta un cuarto de millón de ejemplares en sus 3 años de vida. No obstante, por presiones políticas, Rius tuvo que dejar de publicarla y perdió los personajes. Rápidamente ideó una nueva historieta y surgieron “Los Agachados”, que se publicaron de 1968 a 1981. De ahí surgió la idea para publicar sus primeros libros, como “Cómo Suicidarse Sin Maestro” y “La Panza Es Primero”, uno de los libros más vendidos de México hasta la fecha. En ellos, hace una osada crítica de la situación social, de la corrupción, del consumismo, de la dependencia a las sustancias, de la vida poco natural de las ciudades. También hizo sus primeras obras referentes a la “colonización” de México por los Estados Unidos, por medio de la narración de las andanzas de un pequeño grupo de habitantes de un pueblo cualquiera de México.

“Los Agachados”

 

En la década de los 70, Rius asesoró en la creación de la película “Calzónzin Inspector”, basada en “Los Supermachos” y afianzó su postura radical de izquierda, que le llevó a ser un promotor del comunismo soviético, chino y cubano, lo que le vallió no pocas críticas y falta de trabajo en diarios, por lo que se fue a vivir a Cuernavaca, Morelos. Para los 80, la situación mejoró un poco, y comenzó a trabajar para diversos diarios; desgraciadamente, fue también el periodo en el que su hija Raquel falleció, situación que le marcó de por vida.

Críticas a López Mateos, Díaz Ordaz y Luis Echeverría. FOTO: Especial

Críticas a López Mateos, Díaz Ordaz y Luis Echeverría. FOTO: Especial

 

Para los 90, Rius se fue desencantando del comunismo, y se volvió un tenaz crítico del régimen de Fidel Castro, mientras que surgía el EZLN y Marcos, su líder, se refería a él con muchos elogios. Cabe mencionar que en todo este tiempo, Rius nunca dejó de publicar libros, mayormente tomados de “Los Agachados” en parte, pero con correcciones y ampliaciones. En los últimos años se enfocó en religión y sexualidad, así como en defensa del medio ambiente en Tepoztlán. Rius, que era vegetariano, tenía una gran energía y vitalidad.

 

Los detalles del fallecimiento de Rius no están aún del todo claros, aunque se sabe que desde hace tiempo tenía mala salud, por la avanzada edad, y había limitado sus viajes, aunque nunca dejó sus “monos”. Se especula que será trasladado a la Ciudad de México para realizarle un homenaje, aunque la decisión no está tomada aún por parte de su familia. Tampoco se sabe el destino que tendrán sus restos.

 

Staff