¡Gracias Mancera! 2017, el año más violento en toda la historia de la #CDMX (o DF, da igual) - anonopshispano


¡Gracias Mancera! 2017, el año más violento en toda la historia de la #CDMX (o DF, da igual)


El cambio de nombre y la adopción del color rosa no hicieron ninguna diferencia: la situación está cada vez peor



Miguel Ángel Mancera y su secretario de seguridad pública, Hiram Almeida, durante la presentación de armamento para policías. El gran número de policías en la ciudad parece desaparecer cuando de delitos se trata. FOTO: Cuartoscuro

Miguel Ángel Mancera y su secretario de seguridad pública, Hiram Almeida, durante la presentación de armamento para policías. El gran número de policías en la ciudad parece desaparecer cuando de delitos se trata. FOTO: Cuartoscuro

Ciudad de México, 26 de julio 2017 (anonopshispano.com).- En poco más de cuatro años, el regente Miguel Ángel Mancera ha retrocedido en el tiempo y regresado a la Ciudad de México (o Distrito Federal, da lo mismo) a los corruptos tiempos de “El Negro” Durazo o los fatídicos meses posteriores al terremoto de 1985, anulando toda clase de libertades cívicas ganadas a pulso y llenando de plazas comerciales y desarrollos inmobiliarios la ciudad, ya de por sí saturada y sedienta. Pero, peor aún, ha convertido al 2017 en el año más violento de que se tenga memoria en una ciudad que hasta hace no poco, se  consideraba una isla de paz en un país cuyos destinos están regidos por el crimen organizado.

 

El primer semestre de 2017, de acuerdo con las cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ha sido el más violento desde que se tengan registros, en los 20 años que lleva funcionando, desde las épocas de Ernesto Zedillo.

 

Entre enero y junio se registraron 543 homicidios dolosos, es decir, un 21 por ciento más que el año pasado. El robo, aunque no romper récord, está a un piquito de hacerlo, pues en 2017 se incrementó de manera espectacular, pasando de 37 mil 519 averiguaciones previas a 48 mil 384, apenas 762 menos que en 2010, cuando se logró el máximo histórico de 49 mil 146 carpetas de investigación. La cifra negra, la de delitos que no se denuncian, es evidentemente mayor, y puede ser, según cálculos, hasta del doble. Es decir, cada día se denuncian 269 robos en la ciudad, pero puede que se cometan más de 500.

RELACIONADO:  #GobiernoEspía: El régimen de Peña niega espiar a periodistas y activistas

 

La respuesta de Mancera, quien nunca en su administración se ha atrevido a salir de manera casual en público y nunca se le ha visto sin estar rodeado de policías, a diferencia de anteriores jefes de gobierno, que podían salir a las calles relativamente despreocupados, ha sido el negacionismo. Desde culpar al nuevo sistema penal por la liberación de 12 mil reos, hasta repetir su consabido mantra “no hay cárteles en la CDMX”, no ha establecido ninguna estrategia encaminada a la prevención del delito, y lejos de ello, ha llenado las calles céntricas de miles de policías, a quienes se puede ver frecuentemente desalojando predios particulares o golpeando vendedores ambulantes, en el celular o jugando entre extorsión y extorsión, mientras amplias zonas de la ciudad lucen sin vigilancia alguna.

Mancera: mucha policía, poca vigilancia. FOTO: Especial

Mancera: mucha policía, poca vigilancia. FOTO: Especial

 

Entre septiembre y octubre, se afirma, Mancera pedirá licencia para buscar ser nombrado candidato del “Frente Opositor” del PAN y el PRD, a pesar de que, fuera de la capital, es prácticamente desconocido y la encuesta más optimista no le da ninguna posibilidad (apenas un 7 por ciento). Su legado: una ciudad inmersa en el caos, con asaltos al por mayor, asesinatos, secuestros, llena de policías (pero insegura), con “cárteles que no son cárteles” y, quizá lo peor, ya rezagada frente a otras ciudades que han logrado recuperarse del flagelo del crimen. Eso sí, con el Zócalo remodelado, justo a tiempo para que el 15 de septiembre, los acarreados de Peña vayan a dar “el grito”.

 

De todo se puede acusar al señor Mancera, excepto de deslealtad a Peña Nieto. Lo hemos constatado cada día desde ese fatídico diciembre de 2012.

 

Staff