Gobernador panista de Guanajuato consagra el estado a dios y la virgen - anonopshispano


Gobernador panista de Guanajuato consagra el estado a dios y la virgen


El acto religioso viola abiertamente la Constitución, al realizarse en calidad de funcionario público



Miguel Márquez Márquez, gobernador panista de Guanajuato, según su foto oficial. FOTO: guanajuato.gob.mx

Miguel Márquez Márquez, gobernador panista de Guanajuato, según su foto oficial. FOTO: guanajuato.gob.mx

 

León, Guanajuato, 15 de mayo 2017 (anonopshispano.com).- Aprovechando la canonización de Francisco y Jacinta Martos, los niños portugueses que en 1917 reportaron la aparición de la virgen de Fátima, el gobernador panista de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, consagró el estado a la virgen y a «dios y su voluntad», acompañado del edil de León y el arzobispo de esa misma ciudad, en calidad de funcionario público y violando abiertamente la Constitución, de acuerdo con un video hecho circular en redes sociales.

 

El evento, de carácter religioso, y al que asistieron cerca de 3 mil católicos de las 120 parroquias locales, tuvo lugar en un auditorio de la ciudad de León, Guanajuato, ubicado en el recinto ferial, cuando Márquez, Héctor López Santillana, alcalde de León y Alfonso Cortés Contreras, el arzobispo de la ciudad, realizaron acto de consagración al sagrado corazón de Jesús, en el que el gobernador dijo que entregaba a dios y su divina voluntad «todo lo que tenemos en el estado», además, realizó un acto de contrición por sus faltas futuras y pidió apoyo divino para los guanajuatenses en su calidad de gobernador, al pronunciar las siguientes palabras, recogidas por el semanario «Proceso«:

RELACIONADO:  Estos son los "Peñabots" de élite que asistieron al informe de Peña [FOTOS]

 

“Yo Miguel Márquez Márquez, como gobernador del estado de Guanajuato, declaro este juramento delante de Dios, del pueblo y de María Santísima. Amén”.

 

Posteriormente se realizó una misa y el rezo del Rosario.

 

Guanajuato es uno de los estados más férreamente conservadores de México. En 1926, fue el epicentro de la Guerra Cristera, que se desató a raíz de una legislación («Ley Calles») que buscaba hacer cumplir la letra de la Constitución de 1917, que prohibía a las iglesias administrar bienes raíces por su cuenta, prohibía las órdenes religiosas, limitaba las demostraciones públicas religiosas e invalidaba jurídicamente los sacramentos. Al grito de «¡Viva Cristo Rey!», cientos de miles de católicos tomaron las armas, en un conflicto que se extendió por 3 años y dejó, se estima, cerca de 250 mil muertos.

 

Hasta el momento, ninguna autoridad judicial se ha pronunciado por este acto, que viola abiertamiente la Constitución mexicana.

 

Staff