Interrogan autoridades de EEUU a bebé de tres meses "sospechoso de terrorismo" - anonopshispano


Interrogan autoridades de EEUU a bebé de tres meses “sospechoso de terrorismo”


Todo por marcar una simple casilla indebida en la solicitud de visa



El "peligroso" bebé de 3 meses. FOTO: The Guardian

El “peligroso” bebé de 3 meses. FOTO: The Guardian

 

Londres, Reino Unido, 19 de abril 2017 (anonopshispano.com).- Suele decirse que demasiado de algo conducirá inevitablemente a una situación irreal tarde o temprano. En estos tiempos, en los que la supuesta lucha contra el terrorismo ha permeado la sociedad a niveles francamente paranoides, no es raro hallar situaciones extrañas. Pero quizá este caso ha sobrepasado toda expectativa.

 

Harvey Kenyon-Cairns, un bebé de solamente tres meses de edad, fue citado a una audiencia para declarar acerca de sus presuntas actividades terroristas, después de que se detectaran “irregularidades” en su solicitud de visa, informó “The Guardian“.

 

De acuerdo con diversos medios, todo comenzó cuando su abuelo, Paul Kenyon, tramitó una visa para el pequeño, con el fin de llevarlo a Orlando, Florida, desde su residencia en Poynton, Inglaterra, una comunidad cercana a Liverpool. El abuelo, cuando rellenó la solicitud de visa para el niño, por descuido se equivocó en el formulario. En la pregunta “¿Pretende participar o ha participado alguna vez en actividades terroristas, espionaje, sabotaje o genocidio?”, el abuelo marcó la casilla de “Sí” en vez de la de “No” y así la envió.

RELACIONADO:  Magistrados del TEPJF rechazan rebajarse el sueldo y devolver sus camionetas de lujo

 

Para su sorpresa, se le informó que la visa del pequeño había sido denegada con base en la presunción de terrorismo, y si el interesado quería aclarar la situación, tenía que acudir a la embajada de los Estados Unidos en Londres a declarar acerca de sus presuntas actividades terroristas. “No puedo creer que no se dieran cuenta de que fue un error y que un bebé de tres meses no puede dañar a nadie”, fueron las palabras del sorprendido abuelo.

Paul Kenyon, con su nieto. FOTO: The Guardian

Paul Kenyon, con su nieto. FOTO: The Guardian

 

Kenyon llevó al peligroso bebé a la embajada en cuestión, lugar en el que se les sometió a un penoso interrogatorio de más de 10 horas. El proceso, además, les ocasionó pérdida de los boletos de avión, por un monto de 3 mil 500 euros, y el abuelo, lejos de enfadarse, lo tomó incluso con el fino humor inglés: Harvey se portó bien durante la entrevista y no lloró ni una vez. Me lo imaginé solo vistiendo un traje naranja […] obviamente no ha tenido nada que ver con ningún genocidio o espionaje, pero sí ha saboteado bastantes pañales en este tiempo, aunque eso no lo dije en la embajada”, bromeó ante el inusitado caso.

 

Staff