#LadyCaín: Diputada del PAN manda desalojar a su madre enferma de 80 años - anonopshispano


#LadyCaín: Diputada del PAN manda desalojar a su madre enferma de 80 años


Este caso, desatado por una herencia, ha causado niveles inauditos de consternación por lo increíblemente perverso



Sara Chilaca y su madre, Enriqueta Martínez. FOTO: Diario Cambio / Especial

Sara Chilaca y su madre, Enriqueta Martínez. FOTO: Diario Cambio / Especial

 

Cholula, Puebla, 27 de octubre 2016 (anonopshispano.com).- «Lady Caín». Así se le ha llamado, aunque la realidad es que no alcanzan las palabras para describir las acciones de la diputada panista Sara Chilaca Martínez, quien muy bien podría ser considerada una entidad no humana, pues carece de cualidades que hagan suponerlo. Esta mujer, utilizando sus influencias y poder con el gobierno del estado de Puebla, que le permitieron obtener documentos falsos, mandó a desalojar a su señora madre, de casi 80 años de edad y gravemente enferma, de la casa que habitó por más de 50 años en compañía de su padre, ante la mirada complaciente y cómplice de las autoridades de ese estado. Chilaca es una persona muy cercana a Rafael Moreno Valle, actual gobernador de Puebla, y toda su familia, en una investigación del diario «Cambio«, en una deplorable muestra de lo que son capaces de hacer los políticos mexicanos.

Un video difundido en redes sociales da cuenta del momento en el que Chilaca, acompañada por escoltas y policías ministeriales de Cholula, desciende de una lujosa camioneta para ingresar a la casa marcada con el 301 de la calle 3 Poniente, de esa ciudad, a la que previamente le habían «volado» las cerraduras, amparada en una orden emitida en tiempo récord por el poder judicial poblano, a cargo del juez Alejandro León Flores. En la vivienda, habitaba su madre, la señora Enriqueta Martínez, quien padece de hipertensión, diabetes, depresión y otras enfermedades, en virtud de su avanzada edad, y su hermana, Marisol, quien cuida de ella. Las mujeres, previendo el desalojo, fueron llevadas a la casa de un conocido, para que la señora no presenciara el cobarde acto.

El momento del desalojo. FOTO: Captura de video YouTube

El momento del desalojo. FOTO: Captura de video YouTube

 

Además, Chilaca ha sido acusada de encarcelar a otra de sus hermanas, que padece de cáncer y entablar denuncias contra otros cuatro de sus hermanos, alegando que la quieren «despojar» de la propiedad que supuestamente le legó su padre, fallecido el pasado 16 de marzo. Chilaca, además, externó el deseo de encarcelar a su propia madre. Eso sí, la diputada tiene contratada a su hija como asistente, con un sueldo que asciende a 25 mil pesos mensuales, con cargo al erario.

RELACIONADO:  Consejero del INE propone hacer obligatorio el ir a votar

 

Minutos después de las 14:00 horas del martes, Chilaca arribó a bordo de su lujosa camioneta Suburban último modelo, con placas YKT2564, acompañada de su esposo, un actuario y policías ministeriales vestidos de civil, en una escena que parece sacada de «El Señor de los Cielos», pues no había nada que los distinguiera de integrantes del crimen organizado.

La señora Enriqueta estaba en casa de un conocido, después de enterarse que la diputada había mandado detener a su hija Araceli el pasado 6 de octubre y haber sido llevada al hospital, lugar en el que permaneció varios días en terapia intensiva. La señora, gravemente enferma, concedió al periódico local Cambio una entrevista, en la que pedía a su hija que no realizara estas indescriptibles acciones en contra de ella y sus hermanos, para quedarse con la herencia de su padre, valuada en cerca de 30 millones de pesos, que incluye la casa y dos valiosos terrenos al pie de la Pirámide de Cholula, a los que desarrolladores «bendecidos» por Moreno Valle ya les tienen «echado el ojo». La señora Enriqueta dejó de comer, presentó graves trastornos de salud y finalmente tuvo que ser llevada a un hospital privado, cuyo costo de tratamiento fue de 200 mil pesos, cantidad para la que todos los hermanos restantes (Yesenia, Marisol, Joselito y Fermín) cooperaron, excepto Sara. Todos ellos se encuentran endeudados, pues además de sufragar estos gastos, han tenido que pagar abogado para evitar que su propia hermana los encarcele. Por su parte, la mujer mayor, en entrevista, dijo que desconocía a su hija.

 

“No es posible que la ambición de Sara haya llegado a este límite, sacó a la señora de la casa para meter a su mantenido marido y a su soberbia hija. Afortunadamente el poder no es eterno, ni hay mal que dure cien años. Existe un Dios que todo lo ve y ella ni con su hechicería negra, que acostumbra a hacer, va a detener su castigo por ser una hija mal agradecida (…) cuando se le acabe el dinero, el mantenido de su marido la va a dejar”, mencionó su hermana, al respecto de este deplorable caso, del que poco se puede decir excepto que es increíble pensar en los niveles tan bajos a los que han llegado los políticos mexicanos.

 

Staff