Con fraudulento "truco", el INEGI "logra" disminuir la pobreza en México hasta 30% - anonopshispano


Con fraudulento «truco», el INEGI «logra» disminuir la pobreza en México hasta 30%


El régimen de Peña «estrenó» una revolucionaria forma de acabar con la pobreza: manipulando las cifras de las encuestas del INEGI



El INEGI y su innovador método para reducir la pobreza. FOTO: 20th Century Fox / Matt Groening / Especial

El INEGI y su innovador método para reducir la pobreza. FOTO: 20th Century Fox / Matt Groening / Especial

 

México, 20 de julio 2016 (anonopshispano.com).- ¿Cuál es la forma más eficaz para acabar con la pobreza? Esta pregunta levanta polémica entre los economistas: algunos creen que la clave es reducir la inflación, otros creen que la clave es estimular la inversión, y hay quien dice que lo recomendable es fomentar una buena política demográfica.

 

Pero para el régimen de Enrique Peña Nieto, no hace falta semejante quebradero de cabeza: el antaño confiable Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) halló una forma asombrosamente sencilla de acabar con la pobreza de un plumazo: adulterando las encuestas. La solución es tan sencilla, que parece salida directamente de la mente de Homero Simpson.

 

El «truco» del INEGI, que se detalla en su mismo sitio web, consiste en manipular las encuestas que recogen este dato de manera que el encuestador pueda estimar el nivel de ingreso de un hogar durante los censos, bajo la premisa de que la mayoría de los amos de casa «mienten» cuando se les preguntan sus ingresos. Así, el encuestador podrá anotar un dato mayor basándose en estimaciones relacionadas con las otras preguntas, del orden de hasta 2.5 veces. Es decir, con solo manipular las cifras, el régimen puede «hacer» a los mexicanos 150% por ciento más «ricos».

 

En aplicaciones de este sistema, se «logró» una baja de 11.9% en los niveles de pobreza, y en algunos estados se logró una baja de hasta el 30 por ciento, un verdadero «milagro» demográfico.

 

El sistema, que fue impuesto por el INEGI sin preguntar ni consultar a especialistas o público en general, supuestamente obedece a que, al revisar las cuentas nacionales, el régimen detectó una «enorme» inconsistencia entre los datos obtenidos de encuestas y los datos financieros. El vicepresidente de la junta directiva, Félix Vélez dijo que «siempre se ha sabido de esta inconsistencia», pero que, cuando la diferencia fue «demasiado grande» fue que decidieron efectuar el cambio. La desventaja (o la ventaja, según a quién se le pregunte), es que los datos «nuevos» son totalmente incompatibles con los datos de años anteriores, con lo que cualquier político podría presumir «logros» basados en manipulación estadística, sin poder refutarlo porque los datos simplemente ya no podrían ponderarse.

RELACIONADO:  Migrante se arroja de puente en Tijuana, luego de ser deportado de EEUU

 

El INEGI modificó su manual del encuestador para que aplique «técnicas de sondeo» que le permitan detectar «mentiras» en las respuestas de los encuestados. El documento sostiene que las respuestas falsas obedecen a desconfianza, a desconocimiento o error. Vélez negó que se manipulen las cifras y dijo que solo cambia «la forma de captar la información», pese a que a nadie se le consultó sobre este cambio, que afecta a por lo menos 25 años de mediciones.

 

Vélez se justificó diciendo que: “tiene que ver con varias cosas, son sentimientos o evidencias que se van madurando en el tiempo, y evidentemente hay una disyuntiva, porque si captas mejor, pero captas diferente a otras ocasiones, tu información deja de ser comparable. Yo creo que en algún momento hay que hacerlo porque ¿de qué te sirve que algo sea comparable si sabes que la información puede ser mejor?”

 

Los cambios son tan criticados que ONGs y el propio Coneval han dicho que la información histórica de la pobreza quedará prácticamente inutilizada, y puso como ejemplo los resultados 2015, que arrojan un aumento en el ingreso de los hogares más pobres de un pasmoso 33 por ciento, algo completamente incongruente en relación a otras variables económicas.

 

Las ONG, por su parte, advierten que esta manipulación podría ser usada por políticos sin escrúpulos para presumir logros inexistentes e incluso para realizar operaciones irregulares con los fondos destinados al combate a la pobreza, como es el caso del gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, que ya se «colgó» de las cifras del INEGI para presumir su «éxito» en combate a la pobreza.

 

Staff (Con información de El País / The Guardian)