La 'mini-Gaviota' del exempleado peñista Korenfeld cobra 85 mil pesos del erario al mes sin trabajar - anonopshispano


La ‘mini-Gaviota’ del exempleado peñista Korenfeld cobra 85 mil pesos del erario al mes sin trabajar






Sandra Kershenobich, esposa de David Korenfeld, está contratada como empleada administrativa en el consulado en San Diego, pero su sueldo y sus prestaciones son los de toda una diplomática.

korenfeldesposa

David Korenfled y su esposa, en una foto de archivo. FOTO: am.com.mx

 

La esposa de David Korenfeld Federman, exempleado sionista de Enrique Peña Nieto a cargo de Conagua, que se vio obligado a renunciar tras ser captado realizando viajes personales a bordo de un helicóptero oficial y haber hecho turbias negociaciones con organizaciones sionistas relacionadas con el uso ‘eficiente’ del agua que resultaron en una propuesta de ley para privatizar y limitar el consumo del vital líquido a 50 litros por persona al día, cobra 5 mil dólares mensuales por, literalmente, no hacer nada, en el consulado de México en San Diego, California.

 

Y cuando decimos nada, es nada. Sandra Kershenobich, de ascendencia judía ashkenazi, nombrada ‘agregada administrativa C’ en julio del 2015 en el citado consulado, solamente se ha presentado una semana a laborar, de acuerdo con información recabada por la revista Proceso con base en una fuente anónima que se identificó como ‘un mexicano indignado’.

 

Proceso confirmó la información con cuatro llamadas telefónicas a sendos funcionarios

 

La mujer, con un sueldo de 4 mil 995 dólares mensuales (84,165 pesos), “está registrada en el consulado desde julio del 2015 como empleada técnico-administrativa” y al momento de confirmar la información, su paradero era desconocido. Uno de los empleados de la sede diplomática confirmó que “la señora fue solamente una semana al trabajo”.

RELACIONADO:  "Desaparecen" 11 mil pantallas de "Mover a México"; la SCT nunca las entregó

 

Pero eso no es todo. De acuerdo con otro funcionario citado por Proceso:

 

A la señora Kershenobich y a su familia, por pedido de la SRE, el Departamento de Estado (estadunidense) les otorgó una visa diplomática A-1. Y también es cierto, por ese estatus le fueron asignadas placas diplomáticas para sus automóviles y tiene todos los beneficios a los que se hace acreedor un diplomático.

 

Es decir, además de su generoso sueldo y su ‘facilidad’ de no asistir al trabajo por el que se le paga dinero público, Kershenobich, siendo una empleada administrativa, tiene además todos los privilegios inherentes a quien ostenta un cargo diplomático de alto nivel.

 

El ‘mexicano indignado’ se cuestionó por qué cobra sin trabajar, y si el ‘incidente del helicóptero no fue suficiente’. “Si no denunciamos estas cosas, los de arriba seguirán pensando que México ni los mexicanos hemos cambiado nada desde las épocas más oscuras”, concluye.

 

 

La información completa en Proceso